Barcial. San Pedro de Rozados (Salamanca).

 La ganadería "Barcial" inscrita en la "Unión de Criadores de Toros de Lidia" UCTL. Encaste "Vega Villar".
 "Barcialejo", donde pastan los machos de la mítica ganadería de "Barcial".
  El encaste  “Vega Villar” es  único, resultante del cruce realizado por D. José Vega en 1910, de un semental de Santa Coloma, de casta Vistahermosa, con vacas de Veragua, de casta Vazqueña.

 D. José Vega era un gran aficionado taurino de El Escorial, cuya pasión era ser ganadero, y lo consiguió mediante la adquisición de vacas de Veragua, famosas por su bravura y por su pelaje, compradas al XV Duque de Veragua, D. Cristóbal Colón y Aguilera, y la compra al Conde de Santa Coloma, de un Utrero de nombre “Cuchareto” y posteriormente de dos erales más.

  Nacen de este modo unos toros que los aficionados conservarán en la memoria como los "Patasblancas", debido al nombre con el que los bautizaría D. José de la Cal y Segura, por ser su característica fenotípica más común.

 Cuatro años después, los hermanos Francisco y Victorio Villar, adquieren la ganadería y se la llevan a Zamora. Los hermanos Villar eran famosos por su escrupulosa selección, lo que llevó a bautizar el encaste como Vega-Villar. Victorio venderá su lote a José Encinas, mientras que su hermano Francisco Villar conservará la ganadería más de una década, hasta que la venda a D. Arturo Sánchez Cobaleda en 1928.

  Junto a su hijo Antonio, ganadero consorte, D. Arturo instala sus reses en Terrubias y seguirá al frente de la ganadería hasta 1942, año de su muerte, continuando sus herederos con su labor hasta 1950, cuando se divide la ganadería en 5 lotes para los hermanos Ignacio, Manuel, Pilar, María y Jesús Sánchez Cobaleda. Sería este último quien anunciaría bajo el nombre de Barcial.

  En los años 60, cuando D. Arturo Cobaleda hereda la ganadería, esta se encuentra en auge. Los toros Vega-Villar son toros muy apreciados por la afición y cuentan con el apoyo de las máximas figuras de la época, que no dudaban en lidiarla, desde Bienvenida, pasando por Aparicio, Litri, o el Cordobés, siendo habituales en las grandes plazas.

  Aunque ya por aquel entonces empiezan a surgir voces críticas con el peso de los patasblancas, como aquel 18 de mayo de 1960 en Las Ventas, donde hubo aficionados descontentos porque la corrida de Barcial había dado un peso medio de 490 kilos, y eso que se trataba de un cartel de lujo, con Manuel González, Antonio Ordóñez y Curro Romero.

  Poco duraría el descontento en Madrid, pues apenas un mes después, el 19 de Junio, Gregorio Sánchez, que compartía cartel con Murillo y con Bienvenida, finalmente tiene que matar solo toda la corrida de Barcial. La crítica es unánime con la gesta del diestro de Toledo y con los toros charros, un auténtico espectáculo que acaba con 7 orejas tras ciento dos lances con el capote y ciento cincuenta muletazos, y el maestro saliendo a hombros por la Puerta Grande.
Historia:
 Formada por D. José Vega en 1910 con vacas de Veragua y sementales de Santa Coloma, pasó en 1914 a los hermanos Villar. En 1928 D. Francisco Villar vendió su parte a D. Arturo Sánchez Cobaleda. A su muerte, en 1942, pasó a sus hijos, dividiéndose en 1950 y correspondiendo uno de los lotes a D. Jesús Sánchez Cobaleda que anunció a nombre de la finca ‘Barcial’. Por fallecimiento de D. Jesús en 1960, pasó a sus herederos y posteriormente a D. Arturo Cobaleda González.
Fincas:
 “La Torre”, es el nombre de la finca en la que pastan los machos de la ganadería Barcial, de encaste Vega-Villar. Situada en el municipio salmantino de San Pedro de Rozados, se compone de 550 hectáreas, de las cuales unas 100 se destinan a forraje. Las hembras de este hierro se encuentran en “La Matilla”, finca situada en el término municipal de Beleña. Ambas son dehesas fundamentalmente de encina.
 D. Arturo Cobaleda González (propietario) y su hijo D. Jesús Cobaleda, se encuentran al frente de la salmantina ganadería “Barcial”, apostando firmemente por el encaste Vega-Villar. D. Jesús Cobaleda nació en Salamanca en 1972. Tras cursar la carrera de Bellas Artes y dedicarse una época a la restauración, se dedica en la actualidad plenamente a la ganadería brava.
Fenotipo:
 Subcóncavos a rectos, brevilíneos y elipométricos. Cabeza y Cuello: Perfil cefálico de subconcavo a recto, cabeza pequeña, más bien chata. Cuello de longitud media, y morrillo prominente. Encornaduras: Sus encornaduras son muy astifinas, alcanzando gran desarrollo, variando desde corniabiertos y veletos a corniapretados y acapachados. Pecho tórax y vientre: Pecho ancho, papada y badana de desarrollo medio apareciendo algunos ejemplares degollados. Tronco corto y ancho. La línea ventral aparece poco marcada. Extremidades: extremidades son habitualmente cortas y finas al igual que las pezuñas calzados. Dorso Lumbar: Línea dorsolumbar  recta o ligeramente arqueada. Grupa y cola: Grupa redondeada y musculada. Cola fina y no excesivamente larga.

Capa:
  Los pelajes característicos son el berrendo en negro, en cárdeno y en colorado, el negro, el cárdeno, el colorado y el ensabanado. Los accidentales más característicos, aparte del remendado de las pintas berrendas y del alunarado, son aquellos que aparecen en forma de manchas blancas afectando a la cabeza (lucero, estrellado, careto y facado). La presencia de un lucero en la frente se repite en prácticamente la totalidad de los ejemplares. Por regiones podemos encontrar las siguientes particularidades: En el tronco, (aldiblanco, axiblanco, bragado, cinchado, jirón y meano) extremidades (calcetero, calzón) y cola (coliblanco y rebarbo).


Barcial

Sigla: UFC.
Asociación: “Unión de Criadores de Toros de Lidia”.
Localización: San Pedro de Rozados (Salamanca).
Propietario:
D. Arturo Cobaleda González
Salamanca.

Representante:
D. Jesús Cobaleda González-zapatero
( Salamanca).

Divisa: Blanca y negra.
Señal: Punta de espada en la derecha y hendido en la izquierda.
Fincas:”La Torre” San Pedro de Rozados (Salamanca) y “La Matilla” Beleña (Salamanca).
 “La Torre”, es el nombre de la finca en la que pastan los machos de la ganadería Barcial, de encaste Vega-Villar. Situada en el municipio salmantino de San Pedro de Rozados, se compone de 550 hectáreas, de las cuales unas 100 se destinan a forraje. Las hembras de este hierro se encuentran en “La Matilla”, finca situada en el término municipal de Beleña. Ambas son dehesas fundamentalmente de encina.

Historia
Formada por D. José Vega en 1910 con vacas de Veragua y sementales de Santa Coloma, pasó en 1914 a los hermanos Villar. En 1928  D. Francisco Villar vendió su parte a D. Arturo Sánchez Cobaleda y, a su muerte, en 1942, pasó a sus hijos, dividiéndose en 1950 y correspondiendo uno de los lotes a D. Jesús Sánchez Cobaleda que anunció a nombre de la finca “Barcial”. Por fallecimiento de D. Jesús, en 1960, pasó sus herederos y posteriormente a D. Arturo Cobaleda González.
Procedencia actual: Vega-Villar. "Cobaleda".
Mayoral: D. Ignacio Rodríguez.
Antigüedad: 06/07/1924.


"Torrestrella" Medina Sidonia (Cádiz).

 Ganadería “Torrestrella” inscrita en la “Unión de Criadores de Toros de Lidia. UCTL.
 Encaste :"Torrestrella"
 EL PROTOTIPO DEL ENCASTE DE TORRESTRELLA
Los toros de Torrestrella, creados por D. Álvaro Domecq, conservan muchas de las características típicas de los vacunos derivados del tronco de Parladé, pero se diferencian por ser más compactos y hondos en conjunto. Comparativamente con los dos encastes que más influencia ha ejercido en su creación, los de Domecq y Núñez, tienen más caja y la papada más desarrollada, siendo más prominente su tercio anterior. Suelen ser mejor conformados de grupa y aparentan más trapío, aunque también son más bastos de tipo.
El de Torrestrella es un tipo de toro hondo, de perfiles cefálicos variados, predominando los rectos y subcóncavos, mediolíneo de proporciones y eumétrico en atención a su peso corporal. En general se trata de reses de buena alzada y desarrollo óseo.
Su cabeza es amplia, ancha de sienes y de hocico, acompañada frecuentemente por pelos largos y rizosos “foscos”. Generalmente están bien armados, con encornaduras de grosor medio, bastante desarrollo longitudinal y que suelen dirigirse hacia arriba, abundando los ejemplares bien armados, corniveletos, corniapretados y cornidelanteros.
El cuello suele ser largo, con morrillo destacado y redondeado, mientras que la papada resulta bastante prominente “badanudos”.
El tronco aparece bastante desarrollado, tanto longitudinal como transversalmente, destacando el predominio del tercio anterior aunque la grupa también está bien conformada. La línea dorso-lumbar es recta o ligeramente ensillada, el pecho ancho y la línea ventral un poco prominente.
Las extremidades son de longitud variable y más bien finas, mientras que la cola presenta un grosor medio, es larga y abundantemente poblada en el borlón.
Las pintas son muy variadas, destacando las negras, coloradas en todas sus variantes, desde el melocotón hasta el retinto, castañas, tostadas y con menor frecuencia cárdena, ensabanada y jabonera, pudiendo darse ocasionalmente algunas salineras, sardas e incluso berrendas.
Estos pelajes pueden ir acompañados por un gran número de accidentales, entre los que destaca la presencia del burraco y salpicado, listón y chorreado, además del bragado y el meano que son los más comunes en todos los encastes.
También son frecuentes el entrepelado, el lavado, el albardado, el aldinegro, el bociblanco, el bocidorado, el bocinegro, el ojo de perdiz, el ojinegro, el gargantillo, el zarco, el girón, el carbonero y el lombardo. Asimismo se dan algunos capirotes, mosqueados, luceros, calceteros, botineros y coliblancos.


 LAS VACAS DEL ENCASTE DE TORRESTRELLA
Las hembras derivadas de este encaste se sitúan por lo general un poco por encima de la media de la raza de lidia en lo que a su tamaño se refiere. Son vacas compactas, hondas y de buena conformación morfológica, que por lo común presentan predominio de perfiles rectos y subcóncavos.
Su cabeza es alargada y más bien estrecha de sienes. Los ojos se sitúan en una posición alta, son grandes y de mirada tranquila. Presentan encornaduras bien desarrolladas, finas en su base y a lo largo de todo su trayecto y que adoptan direcciones muy variadas, predominando las bien armadas, cornidelanteras, acapachadas, veletas y brochas. De igual manera son frecuentes las encornaduras bizcas.
El cuello es generalmente largo y fuerte y la papada puede resultar más o menos prominente en función de la influencia de alguna de las líneas que entran en la composición de este encaste.
El tronco es amplío, la línea dorso-lumbar bastante recta y la ventral adecuada al conjunto del ejemplar. Su tercio posterior aparece bien desarrollado y las ubres alcanzan un buen grado de desarrollo, dentro del conjunto de la raza.
Las extremidades son finas, pero con aspecto de fortaleza y la cola es poblada de borlón, larga y un poco gruesa, insertándose en una posición más bien alta.
En conjunto resultan armónicas y bonitas, a pesar de su robustez, destacando por su variedad de pelajes, que contribuyen a incrementar su vistosidad.


 EL COMPORTAMIENTO DEL ENCASTE DE TORRESTRELLA
El toro de “Torrestrella” ha sido en su concepción un producto de cruces bien definidos, pero que necesitaban tiempo para consolidarse en sus proporciones adecuadas. Por esta razón sus triunfos en las plazas de toros no se produjeron de forma inmediata, sino que fueron necesarios años de trabajo para poder definir una morfología y un comportamiento al gusto del ganadero.
D. Álvaro Domecq, creador de este encaste, ha recibido en numerosas ocasiones el calificativo de alquimista del toro bravo, habida cuenta de su pasión por investigar y descubrir nuevas vías en el ámbito de la selección y la producción del vacuno de lidia.
Guiado por su particular intuición, el ganadero ha pretendido buscar en el encaste por él creado el compendio de una serie de virtudes, que se concretan en lo morfológico por un trapío excelente, una variada gama de pelajes y una sensación de fortaleza derivadas de la mínima influencia vazqueña que aún conserva. En definitiva D. Álvaro Domecq cuida el exterior de sus productos, busca armonía, solidez y huye de la monotonía imponiendo como aspecto de atracción e interés por parte del público la variedad de las pintas de sus toros.
En cuanto al comportamiento de las reses en la plaza, la amalgama de cruces busca aunar básicamente dos virtudes, la regularidad y el fondo de bravura del encaste Domecq, junto a la embestida más larga y repetitiva característica de los mejores prototipos derivados del encaste de Núñez. De esta forma ha buscado en sus productos una mezcla equilibrada de transmisión, fijeza, alegría y nobleza, cuatro cualidades fundamentales en el toro de lidia moderno.
Poco a poco el ganadero fue consolidando su obra y obtuvo sus primeros triunfos importantes durante los años sesenta, aunque los ejemplares de Torrestrella no alcanzaron reconocimiento ni popularidad hasta la década siguiente, en que irrumpieron con fuerza en las ferias más importantes y consolidaron su prestigio rápidamente.
En esa etapa los toros de D. Álvaro Domecq sorprendían a los aficionados por su excelente nivel de casta, de forma que no se trataba de toros fáciles, sino ejemplares a los que era necesario dominar para poder sacarles partido una vez que se hubieran entregado, algo que no estaba al alcance de todos los toreros, sino solamente de los que disponían de mejor técnica y más valor.
Viendo que la ganadería podía escapar a su control por ese exceso de temperamento y advirtiendo que las figuras del toreo estaban a punto de volverle la espalda, el ganadero optó por suavizar la vacada y buscar un tipo de ejemplar más dulce.
Invertir el proceso de selección para volver a equilibrarlo trajo como consecuencia la aparición de un nuevo problema, el de la falta de fuerza que, en mayor o menor medida, sigue presente como una amenaza en la ganadería matriz y en cuantas derivan de este encaste.
Desde entonces, la ganadería de Torrestrella ha superado numerosos altibajos entre la suavidad y el genio, que han puesto a prueba los conocimientos y la capacidad ganadera de D. Álvaro Domecq, quien pese a todas las dificultades ha logrado siempre superar las complicaciones de una ganadería tan peculiar como ésta y mantenerse siempre en primera línea.
Durante todo este periodo han sido muchos los ganaderos que han adquirido reproductores del hierro de Torrestrella para mejorar sus respectivas divisas o para crear otras nuevas, y los resultados que se aprecian, generalmente positivos, dan buena prueba de la fijación de caracteres lograda por D. Álvaro Domecq en la ganadería.
No obstante, la heterogeneidad de los orígenes que crearon el encaste de Torrestrella propicia la variedad de comportamientos en los ejemplares de las ganaderías creadas a partir de ésta. Así algunos ganaderos han optado por mantener un tipo de toro suave en su selección, mientras otros se han decantado claramente por las líneas más temperamentales y producen un ejemplar altamente encastado y que pone a prueba a los toreros, como es el caso de la divisa de Cebada Gago.
Del libro "Prototipos raciales del toro de lidia"  del Ministerio de Agricultura. “La Cabaña Brava”.

 Historia:
Don Salvador Suárez Ternero, con reses de Parladé, solicitó la prueba de acceso, lidiando en las plazas de Córdoba, Sevilla, Cádiz, Valencia, Vista Alegre y Madrid, siendo admitido. En 1954 fue vendida a don Álvaro Domecq Díez que la anunció “Valcargado”. En 1956 adquirió machos y hembras de don Francisco Chica, procedentes de Veragua e Ibarra, y así mismo hembras de don Carlos Núñez, eliminando lo procedente de Suárez Ternero. En 1957 pasa a anunciar “Torrestrella”. Actualmente tiene sangre de Curro Chica, Carlos Núñez y “Jandilla”, teniendo un 3% de sangre de Veragua. 

 Procedencia actual: Torrestrella.

 Finca: "Los Alburejos" Medina Sidonia (Cádiz).


 Capas: Muy diversas, siendo característico el burraco. Se dan las negras, las coloradas en todas sus variantes, castañas y tostadas. En menor medida se pueden dar cárdenas, ensabanadas, jaboneras y berrendas.
 Señal oreja: Rasgada en la izquierda. 

Torrestrella

Sigla: UJM.
Asociación: “Unión de Criadores de Toros de Lidia” UCTL.
Localización: Medina Sidonia (Cádiz).
Propietario:
Los Alburejos, S.A.
A-396 km.1 (A-381 Salida 31)
Medina Sidonia (Cádiz)
Telf. 956 30 43 12

Representante:
D. Álvaro Domecq Díez
Urbanización El Paquete, 1
Apartado de Correos nº 84
11407 Jerez de La Frontera (Cádiz)
Telf. 956 31 47 47 - 956 30 56 85
Divisa: Azul y oro.
Señal oreja: Rasgada en la izquierda.
Capas: Muy diversas, siendo característico el burraco. Se dan las negras, las coloradas en todas sus variantes, castañas y tostadas. En menor medida se pueden dar cárdenas, ensabanadas, jaboneras y berrendas.
Finca: “Los Alburejos” Medina Sidonia (Cádiz), Telf. 956 31 47 47, “Camila” Chiclana de La Frontera (Cádiz).
Historia:
Don Salvador Suárez Ternero, con reses de Parladé, solicitó la prueba de acceso, lidiando en las plazas de Córdoba, Sevilla, Cádiz, Valencia, Vista Alegre y Madrid, siendo admitido. En 1954 fue vendida a don Álvaro Domecq Díez que la anunció “Valcargado”. En 1956 adquirió machos y hembras de don Francisco Chica, procedentes de Veragua e Ibarra, y así mismo hembras de don Carlos Núñez, eliminando lo procedente de Suárez Ternero. En 1957 pasa a anunciar “Torrestrella”. Actualmente tiene sangre de Curro Chica, Carlos Núñez y “Jandilla”, teniendo un 3% de sangre de Veragua.
Procedencia actual: Torrestrella.
Mayoral: D. Juan Cid de la Corte.
Antigüedad: 02/09/1951.

Cebada Gago, Herederos de D. José. Medina Sidonia (Cádiz).

 La ganadería de “Cebada Gago” está inscrita en la “Unión de Criadores de Toros de Lidia”.
 Historia:
El 1 de Enero de 1940 regresa de la guerra D. Salvador García Cebada a Paterna de la Rivera (Cádiz) y comienza a trabajar con su tío D. José Cebada Gago.

 Por aquel entonces D. José poseía las fincas de "Arroyo Hierro" y "Los Arquillos" en las cuales además de labor criaban ganado manso.

 A través del trato de bestias, D. Salvador frecuentaba espectáculos de acoso y derribo, al que era aficionado como espectador. En una de esas ocasiones conoce al genial D. Juan Belmonte  al que le cambia un caballo por tres vacas de desecho y un semental para un par de años.

 Cruza este semental con las tres vacas de Belmonte y alguna más bronca que había en la casa. Los productos que van saliendo se venden en los pueblos de alrededores para festejos sin caballos de añojos y erales.

 Se devuelve el semental prestado y le compra otro también del hierro de Belmonte. Al poco tiempo, y gracias a la afición de D. Salvador al ganado bravo, se compra 36 vacas de D. Carlos Núñez, de las cuales venían algunas paridas y otras preñadas. A este lote les echa el semental que había adquirido, criando un montón de vacas sin tentar, alrededor de cien, a las que herró con el hierro de D. Salvador García Cebada, actual hierro de segunda de la casa.

 D. Salvador García Cebada, en el año 1960 decide comprar el hierro de la unión porque en aquellos momentos el reglamento no permitía la Lidia en plazas de primera categoría a las ganaderías que no pertenecieran a la unión. Como él tenía el otro hierro a su nombre, decide comprar el de Dña. Cristina de la Maza y ponerlo a nombre de su tío, D. José Cebada, ya que Salvador siempre había sido su mano derecha en los negocios del campo. D. José Cebada Gago, nunca fue ganadero de bravo, ni tomó ninguna decisión al respecto.
 Divisa: Colorada y verde. 
 Junto con el hierro de Dña. Cristina se compró también todo el ganado que tenía, alrededor de 150 cabezas entre machos y hembras. Se tentó y retentó todo, los machos los toreó D. Luis Parra "Jerezano", eliminándose todo, con lo cual sólo se quedó con el hierro.

 Se retentaron entonces las vacas que D. Salvador García Cebada había comprado a Núñez, junto con los productos que habían nacido ya en la casa. Todo lo que no gustó se echó a las vacas mansas y con lo aprobado arrancó la ganadería.

 Por aquel entonces se compra la finca "La Zorrera" (Medina Sidonia) cuyas tierras lindan con "Los Alburejos" propiedad de D. Álvaro Domecq y Díez y con el que entablará una entrañable amistad. Gracias a esta, compran juntos un lote de sesenta y tantas vacas a D. Juan Pedro Domecq y Díez que se reparten entre los dos, introduciendo así el encaste Jandilla en la ganadería.
  La amistad entre ambos ganaderos ha sido fundamental en la formación de la ganadería, D. Álvaro ha prestado durante muchos años diferentes sementales de procedencia Núñez.

 Otro acontecimiento importante en la ganadería fué la adquisición del toro "Fiscal" nº265 del hierro de Rincón al que se le sacaron grandes vacas y toros, especialmente el nº 11 "Ajustador" hijo de una vaca de Juan Pedro, considerado como el toro importante que ha formado la ganadería, junto con otro semental de origen Torrestrella nº21 de nombre "Chiclanero"
 El mayoral D. Juan Quiñones revisando el ganado.
 Segundo hierro “García Cebada, Hdros. De D. Salvador”


 En la entrada a la finca “La Zorrera” los hierros de la ganadería “Cebada Gago, Herederos de D. José” y “García Cebada, Herederos. De D. Salvador”
Cebada Gago, Herederos de D. José

Sigla: UFL.
Asociación: “Unión de Criadores de Toros de Lidia”.
Localización: Medina Sidonia (Cádiz).
Propietario:
Hros. de Cebada Gago, S.L.
C/ Real 24 Paterna de Rivera (Cádiz).

Representante:
D. Salvador García Cebada
Calle Real, 18, Paterna de Rivera (Cádiz)
Teléfono representante
956 23 30 80 - 956 41 60 16 – 639 78 65 40.
Mail: aliciarudiez@hotmail.com

Divisa: Colorada y verde.
Fincas:
'La Zorrera' 11170 Medina Sidonia (Cádiz), 'Pozo del Guardia' y 'Las Ventillas' 11180 Alcalá Los Gazules (Cádiz), 'El Pino' 11178 Paterna de Rivera (Cádiz), 'Corteganilla' 11400 Jerez de La Frontera (Cádiz).
Historia:
Formó esta ganadería en 1935 don Leopoldo Sainz de la Maza y Gutiérrez Solana, Conde de la Maza, con reses de don Juan Belmonte. En 1938 se la cedió a su hija doña Cristina de la Maza y Falcó. En 1940 se aumentó con un lote de vacas de Gallardo y dos sementales de Juan Belmonte, siendo vendida en 1960 a don Salvador Cebada Gago, y por fallecimiento de éste, en 1964, pasa a anunciarse a nombre de sus herederos. Se eliminó todo lo procedente de doña Cristina de la Maza y se formó la ganadería con reses de don Carlos Núñez y “Jandilla”.
Procedencia actual: D. Carlos Núñez, 'Jandilla' y 'Torrestrella'.
Mayoral: D. Juan Quiñones.
Antigüedad: 28/07/1946.